Si no viste la primera parte puedes veerla aquí.

Cuando nos enamoramos de alguien queremos estar con esa persona, pasar tiempo con ella y tener una interacción constante con ella. Lo mismo tiene que ocurrir cuando queremos amarnos a nosotras mismas de manera real.

Primero debemos tener un deseo genuino de construir esa relación constante con nosotras mismas. Tener el deseo genuino es importante porque toma trabajo y paciencia construir esa relación.

Cuando ese deseo está ahí ya podemos empezar ha hacer el trabajo de construir esa relación. Esto lo podemos hacer:

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
Haciendo tiempo para ti: Así como cuando estamos en una relación hacemos tiempo para estar con esa persona que amamos, lo mismo tenemos que hacer con nosotras.

Tener un tiempo para ti, en el que realmente estés solo contigo y puedas observarte de forma interna es muy importante porque esa es la forma en la que te vas a conocer y no puedes construir una relación con lo que no conoces.

Este tiempo puede ser una hora al día o todo un día a la semana o por último si no se puede una hora diaria o un día entero,  date el tiempo que puedas, pero que sea constante, es decir no dejes pasar más de una semana de no estar contigo misma, solo contigo.

Este tiempo debe ser específicamente para conocerte y sentirte, lo puedes pasar meditando, escribiendo tus pensamientos y sentimientos, o lo puedes pasar bailando o moviendo tu cuerpo en la forma que te lo pida siendo consciente de los pensamientos que surgen, etc.

Decirte que te amas: Mírate al espejo y dite a ti misma que te amas, que eres hermosa y alábate.

Este es un hábito  imprescindible.

Muchas de nosotras andamos diciendo a todos lo que amamos que los amamos pero nunca nos lo decimos a nosotras mismas, no es algo que nos lo hayan enseñado o que vemos hacer.

Al principio puede sentirse raro o ajeno, pero con consistencia se vuelve cada ves más fácil y natural de hacer.

Hablar contigo misma de forma gentil: Nosotras estamos en constante diálogo con nosotras mismas pero muchas veces no estamos consiente de lo que nos estamos diciendo, y mucho de ese diálogo automático e inconsciente es un diálogo agresivo o impaciente, especialmente en situaciones de conflicto (externo o interno).

como amarse a una misma
  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail

Cosas como “¿Porque no puedo resolver esto?, No entiendo, debería hacerlo mejor o más rápido, todos lo hacen mejor que yo. ¿Porque seré tan incompetente? Lo estas haciendo todo mal. No puedo hacer esto, etc. Llevo trabajando en este hábito por meses y no veo resultados” son las que se repiten en nuestra mente.

Para cambiar este proceso automático primero debemos darnos cuenta que nos estamos hablando así, (por eso el paso uno, pasar tiempo contigo misma para cultivar introspección ) y luego cambiar el diálogo a uno más compasivo.

Por ejemplo, cuando ya te des cuenta que te estás diciendo algo como “Todo me sale mal, nunca voy a poder hacer esto.” lo que haces es reconocer verbalmente que lo estas haciendo (Voy a usar mi nombre, tú usa el tuyo):

“Adriana hermosa, te estas hablando de forma agresiva e impaciente, que bueno que ahora lo sabes reconocer.”

Luego continuas con un apoyo emocional como:

“En este momento puedo verte y entender tu frustración pero quiero que sepas que estoy contigo y te apoyo, sabes que lo que estás diciendo no es verdad, no todo te sale mal y con más práctica seguro que lo logras, me encantas, incluso cuando estás frustrada y haré lo que sea necesario para hacerte sentir mejor. ¿Que necesitas en este momento para sentirte mejor?”.

Si respondes a esa pregunta con:

“Necesito descansar 5 min, respirar,decirme que me amó y luego regresar a seguir intentando.”

Date lo que necesites.

Ahora este diálogo puede suceder de forma mental, hablado en voz alta ó escrito. Es más efectivo si es hablado en voz alta o escrito, pero tu puedes discernir qué es lo que necesitas en el momento.

Para una situación de conflicto constante lo puedes hacer por escrito separando un tiempo, o si es simplemente algo que resolver en el momento lo puedes hacer de forma mental o en voz alta.

NOTA: Este diálogo gentil, no solo tiene que ser cuando te estés hablando de forma agresiva, si lo conviertes en una práctica diaria,  solo tomandote unos minutos al día para hablarte bonito y al decirte que te amas, tu percepción de ti misma cambia.

La clave es constancia.

 

Pin It on Pinterest

Share This